Una vez abierta la caja ya no podía parar. La sensación que me invadió esta vez fue muy distinta. En esta ocasión, los recuerdos me llenaban de alegría y me servían de motivación. Así que seguí repasando una a una todas aquellas traducciones que había escrito tiempo atrás…

Ahora les dejo con otro encargo que realicé en grupo ―con Antonio Eugenio Jiménez Pérez y Jennifer Guedes León― para la misma asignatura de la que les hablé en la entrada anterior, con Celia Martín de León. Se trataba de un anuncio de la casa de coches Peugeot para promocionar su modelo 206 ―disculpen la mala calidad del texto―:

Texto original-Peugeot 206

Como verán, el T.O. presenta un juego de palabras que funciona perfectamente en la versión alemana pero, ¿ocurre lo mismo en español?

Podríamos decir que . ¿Qué les parece algo como: «Estás en blanco»/«Ahora lo tienes claro»? No es exactamente lo mismo, pero parece una buena opción, aunque nosotros nos decantamos por algo totalmente diferente: decidimos tirar de La Biblia. Sí señor―pocas veces mejor dicho―, como lo leen. Ciertamente, coincidimos con muchos de nuestros compañeros de clase en que es una decisión un tanto arriesgada porque alguien podría sentirse ofendido. La verdad es que nosotros no le damos la mayor importancia, y pensamos que en publicidad ―casi― todo está permitido. Nos pareció que nuestra humilde propuesta religiosa tenía gancho, e incluso dijimos que si la polémica trascendiera, supondría más ventas ―como la mítica propaganda de Pepsi descalificando a Coca-Cola, que le embolsó millones a pesar de las demandas―, que es lo que interesa, después de todo.

Por consiguiente, relacionamos los conceptos bíblicos de La Creación y colocamos un «Amén» a final de texto porque es la fórmula de cierre en misaque significa ‘Así sea’ y para darle un toque más Sister Act. Decidimos escribir «la nada» en minúscula para transmitir esa sensación de nimiedad, de insignificancia; mientras que «EL TODO» lo escribimos con mayúsculas para dotar a la idea de más fuerza. Muchos apuntaron también que parece algo más apropiado para un coche de la casa Mercedes, que tiene aires más señoriales y místicos que un simple Peugeot. Ahí coincidimos de pleno, pero tampoco nos parecía descabellado aplicarlo en este caso.

Para acabar, en enero de 2010 la empresa francesa cambió el lema de la casa por el juego de palabras «Motion & Emotion», así que no podíamos modificarlo.

Ahora sí, les dejo con la versión de mi grupo y ya saben, digan qué opinan y… ¡precaución al volante!:

Traducido-Peugeot 206

¡Disfruten del Sol! 😀

Anuncios